domingo, 13 de diciembre de 2015

VIRGINIA MAESTRO - BLUE BIRD


Blue Bird. Así es como se titula el nuevo trabajo discográfico de una de las artistas de nuestro país que ha conseguido, fruto de mucho trabajo y superación, labrarse un nombre dentro de la música. Virginia Maestro, antes conocida como “Labuat” o “Virginia Labuat”, publica su cuarto álbum el 16 de Octubre de 2015, que pudo hacerse realidad gracias a la recaudación obtenida por el método crowdfunding en el que participaron más de 400 seguidores. Muchos han definido a esta artista como la impulsora del “retro-pop” en nuestro país y no estarían equivocados. Es difícil encontrar, hoy en día, artistas con una personalidad tan única de hacer música como esta andaluza. Con su mirada azul abanderando su marea, y esa voz angelical que se ganó el corazón de los más exigentes críticos del panorama musical como es el público, la ganadora del ya extinto programa Operación Triunfo, ha puesto en las 11 canciones que componen su versión estándar todo su corazón. Tanto es así, que ella misma ha definido su publicación como “El renacer de ella misma”. Sin el respaldo de una gran discográfica a su espalda, la promoción de su álbum ya está dando sus frutos, y está consiguiendo que las salas más importantes de capitales españolas se rifen su asistencia. Su público más fiel se frota las manos para disfrutar de su arte en una gira que crece por momentos. Radio, prensa y televisión son testigos del regreso más esperado por muchos. Dejémonos llevar por este ecléctico trabajo que hondea entre los sonidos retros y los arreglos más modernos, así como de letras cañeras y cargadas de emoción.

THE BEST

A veces darlo todo no es suficiente… y cómo duele cuando así es. Virginia inaugura esta etapa con una de las canciones más potentes del disco. Estrofas oscuras y seductoras se entrelazan con estribillos que emanan dulzura y punto de desamor y desesperación amarga. Su voz resulta tan cálida, tan atractiva… Imposible no sentirte transportada a otra dimensión. Un sonido muy anglosajón y envolvente. Una de las mejores canciones del disco… sin duda.

Mejor momento: “The puppet show put me to blame and I cried, cried, cried”

NOTA: 9.5

MAKE IT ALRIGHT

La carta de presentación de “Blue bird” no se hace esperar. Continuamos en la senda de su sonido tan distintivo para adentrarnos en una canción reivindicativa, de darse su lugar. Una relación a tres en la que no estamos dispuestos a vernos involucrados. Tú decides, te quedas con ella o conmigo… Hazlo bien. Perfecta de principio a fin, ciertamente canalla gracias a esas exhalaciones tan sexys y provocadoras y, por supuesto, a la actitud desafiante y comprometida de Virginia. Quizás hayamos sacrificado el convencionalismo del “hitazo” porque resuene intensamente y no puedas dejar de tararearla, pero tiene un rollo exageradamente adictivo.

Mejor momento: “I’m sorry if you can’t release, it’s evident what it means”

NOTA: 10

HERE I GO

¡Parece que el country se ha colado en la pista tres! ¿Preparado para una trepidante recuperación del autoestima y el autocontrol? Con apenas 3 minutos y una letra de 12 renglones, Virginia nos reta a disfrutar de la vida y dejarnos llevar. Para muchos es uno de los más grandes temas del disco, sin embargo, a mí no termina de convencerme del todo como para darle tal reconocimiento. Con todo es pegadiza, concisa y con un mensaje muy positivo… ¡Allá va!

Mejor momento: “Here I go again I was lost and I found myself again”

NOTA: 6.5

LONELINESS (FOUND)

IMPACTANTE. Creo que no hay otra palabra que pueda osar describir esta canción. Estamos presenciando uno de los estribillos más espectaculares y melancólicos del álbum, sin duda alguna. Somos capaces de detectar tanto en la voz de Virginia como en la melodía de sus cuerdas como la soledad, la tristeza… lloran amargamente la desazón que sentimos, cuando perdemos nuestro norte, la confianza en nosotros mismos, y esas aves de rapiña que nos rodean se aprovechan de ello volviéndonos dependientes de su atención y su falso amor y reconocimiento. Lo peor, es darse cuenta de que eso sucede y no ser capaces de hacer nada…

Mejor momento: “Torn in half my fate is like a snake, the poison fills my veins”

NOTA: 10

NOTHING

No sabría definir del todo bien la instrumentalización de este tema, pero a mí me traslada a épocas pasadas. Embriaguez, torpeza, y cierto embelesamiento por sentirse vencido ante la vida es lo que me despierta esta canción. Golpe tras golpe, mordiendo el polvo, con el alma desangrándose y la vista cegada de tenebrosa oscuridad, alzamos la voz para clamar por una ayuda que sigue regodeándose en la nada… Nada va bien, nada funciona… no queda nada, siento que no soy nada… Nada…

Mejor momento: “I have no peace of mind”

NOTA: 8.5
 
ALIVE

Cambiamos de registro para pisar el escenario de la típica cantina tejana. El medio tiempo relata una historia de amor desconcertante, que busca la respuesta a un ¿Por qué tanta distancia? Un amor tan vivo no debería parecer morir, por lo que apóyate en mí, confía en mí, y cuéntame… Quiero saber.

Mejor momento: “I wanna know why need I pay this toll”

NOTA: 8.0

PLACES

Es tan triste tener que decir adiós… para siempre… para la eternidad. Virginia le dedica este precioso corte a Álvaro de Rueda Oñoro, un gran amigo con el que compartió momentos increíbles y que ya… no está. Supongo que todos tenemos alguien que protagonice esta canción, y quizás por eso, muchos aman este corte, por ser íntimo, puro en esencia y nacido desde la más profunda y real pena. Simplemente conmovedora, inspiradora y tremedamente hermosa. Una despedida que suena a reencuentro futuro.

Mejor momento: “I can feel you floating all around, but I couldn’t hold you in that round and save, save me for a while”

NOTA: 10

PLEASE
 
Parece que la reminiscencia Labuat sigue viva dentro de Virginia. Este “please” suena tanto a “Dulce Hogar” que me tiene completamente enamorada. ¿Amigos? ¿Amantes? ¿Cómo puede ser? ¿Cómo es posible que tú estés enamorado? ¿Estás seguro? Una de las canciones con más rollo de “Blue bird” y quizás de mis favoritas. ¡Single ya!

Mejor momento: “Break and shake your heart, can’t you hear it boom?”

NOTA: 10

YOU GOT A HOLD ON ME

Y entonces, coge, y vuelve a sorprenderme. Frescura es lo que se trasluce de esta canción de amor tan sensacional. Si bien quizás peca un poco de ser demasiado intimista y no termina de “estallar” creo que es un aporte super original para el álbum, porque… ¿Nadie ha reparado en la MARAVILLA de piano? Esas teclas, ese sonido… picardía, dulzura, aires retro

Mejor momento: “Past time is over, Now I’m back to hold you again, now that I’ve reached you, I’ll seize all days by you”

NOTA: 8.5



ON AND ON
 
¡La incomprendida del disco! Sí, es cierto, Virginia suena muy rara, parece que su voz se encuentre algo forzada por la emoción, por la interpretación, pero creo que eso es precisamente lo que la hace única y distinta a todas las demás. Para mí, una de las más bonitas canciones de amor que ha compuesto. Fabulosa.

Mejor momento: “My senses yearn to hear you, sweetly love you, on and on”

NOTA: 10

CANDY CONDITIONS

¡Despidamonos a lo grande! ¡Sí señor! El ánimo a tope y un sonido fresco, y apabullantemente intenso. Quizás estemos ante la más yanqui track del disco, la influencia de Nashville lo empapa todo esta canción. Es simplemente increíble disfrutar este tema. No podrás parar de bailar y sentirás que las camperas, los vaqueros y las camisas de cuadros con chalecos de cuero y flecos recubren tu cuerpo por 3 minutos. Deliciosamente divertida. “uuuuhhh uuuhhh”

Mejor momento: “I don’t need to air my dreams in your face to make me feel up high”

NOTA: 8.5

PUNTUACIÓN FINAL: 9.04

SOBRESALIENTE. No podría ser de otra manera. Es simplemente genial tener a Virginia de vuelta con un disco tan ecléctico, tan bien producido y con tanto corazón como este. Blue Bird refleja al 100 % el compromiso que Virginia parece haberse hecho se serle fiel a su yo interior. Su experiencia, vivencias e influencias se amalgaman en estas canciones y nos dejan ver su mundo interior, que brilla y brilla, entre temas alegres como “Candy Conditions”, evocadores como “On and On”, desafiantes a lo “Make it alright”, estrictamente sinceros “THe best” o de profunda tristeza y admiración como “Places”. No dejes escapar esta oportunidad de conocer la música hecha con el corazón. BLUE BIRD… 



lunes, 7 de diciembre de 2015

MALÚ - CAOS


Casi tres años hemos tenido que esperar para que Malú nos trajera nuevas canciones para rellenar nuestro iPod y disfrutar de ese chorro de voz. Desde la salida de “”en 2013, hemos podido ver a la cantante subida a más de 70 escenarios a lo largo de toda la geografía española y de platós de televisión como los de “La voz” o “La voz Kids”. Desde luego, nos encontramos en uno de los momentos más dulces de la carrera de la madrileña con más seguidores en twitter y, quizás, más reconocida en los últimos tiempos en nuestro país. Así llegó el 20 de Noviembre, Caos, a nuestras manos. 12 temas completamente inéditos, que bailan entre el Rock y el pop, más alejado de las baladas de su predecesor, y aires de renovación y de positividad son las señas más distintivas de este álbum producido por el mexicano Armando Ávila.

QUIERO

Arrancamos la aventura caótica con el primer sencillo del disco. “Quiero” nos recuerda en intensidad a grandes temas como “A prueba de ti” o incluso “Voz a quemarlo todo”, porque su rollito rockero está impreso prácticamente en todos los acordes del tema. Se respira mucha positividad y fuerza, sin embargo, a mí me resulta extremadamente simple e…inconexa. No entiendo muy bien la relación entre la historia que cuenta y el reclamo reivindicativo del estribillo. No termina de engancharme lo suficiente como para decir que estoy ante uno de los mejores temas de Malú y tampoco me parece la mejor carta de presentación de “Caos”…

Mejor momento: “He aprendido a lamerme las heridas”

NOTA: 7.5

SÍGUEME EL JUEGO

¡Qué difícil resulta a veces abrir los ojos por la mañana! Ahí está, esperándonos, justo delante de nosotros, riéndose a carcajada limpia… ahí está la desgracia, la desdicha, el desgarrón de turno… Pero en esta ocasión, encontramos la fórmula para borrarle esa sonrisa de la cara y pintarla en la nuestra. Dejar atrás la pena y ponerse el calzado de la positividad para salir al mundo y vivirlo intensamente es lo que nos propone Malú con este segundo corte perfilado entre guitarras eléctricas y un sonido popero retumbando en su pegadizo estribillo. Si te atreves a plantarle cara a la soledad… síguele el juego.

Mejor momento: “Salgo al mundo y vuelvo a comenzar, con mis zapatos beso el suelo de nuevo”

NOTA: 8.0

CENIZAS

Ahora sí, aquí sí… está sí que es la Malú que nos gusta. La intensa, la que cuenta historias desde el corazón que le late en la garganta con una inusitada pasión. Cenizas es una triste historia revestida de una cruda realidad que a muchos toca de cerca. Es ese amor que terminó y que busca volver a levantar cabeza, que se resigna a aceptar lo que llegó como un bofetón que destroza, que quema, que se consume. Me encanta la otra cara de esta turbia moneda, ese instante de esperanza, esa puerta entreabierta que queda al futuro, ese deseo profundo de que haya una segunda oportunidad que esta vez sabría aprovechar en su plenitud. Uno de los grandes temazos del disco.

Mejor momento: “Por más que lo intento no encuentro tus pasos en esta dirección” (…) “Yo sigo mi camino y si algún día, el destino hace de las suyas también… prometo hablar con él”

NOTA: 9.5

NOS SOBRÓ LA ROPA

La Malú más pícara resuena en esta cuarta historia. Alcohol, noches locas, ropa que vuela por los aires y una sensación de libertad sin preguntas ni tapujos entre las sábanas. El buen sabor de un instante que no volverá a repetirse, pero que dejó huella. Volvemos a inspirarnos en las cazadoras de cuero negras, y el difuminado en el ojo… la vena rockera de la madrileña sobresale en este medio tiempo que no te dejará indiferente y que quizás, en mi opinión, hubiera sido un mejor primer sencillo que el propio “Quiero”, aunque su trasfondo “erótico” hubiera resultado un problema de cara a su público más joven.

Mejor momento: “Cuando vi el final de la botella comprendí que hay momentos que no esperan, y dejándome llevar por la marea, navegué en su habitación”

NOTA: 9.0

PARTE DE MÍ

Otro gran momentazo de intensidad llega en esta quinta canción. La primera vez que la escuché me resultó un tanto insulsa, pero una vez te adentras en ella, no puedes evitar hacerla tan tuya que puede llegar a convertirse en parte de tu identidad. Todos queremos ser amados por quienes somos, sin censuras, sin frenazos en la carrera… si decides subirte a mi tren, hazlo con todas las consecuencias, deja tus miedos en el andén y diles adiós cogido de mi mano. Segunda balada… muy grande de principio a fin, por lo sincero y lo simple de su mensaje y por su evocador y arrollador estribillo.

Mejor momento: “Antes de ir más allá, de intentar mis fronteras cruzar, te voy a aclarar que no puedo amar por amar”

NOTA: 9.5

ENCADENADA A TI

Y de un gran momento pasamos a otro sobresaliente. No sé si es porque me siento tan identificada que la hago mía sin querer y me despierta demasiadas emociones, pero su letra me hace temblar… me asusta verme en ese espejo (roto). Cada palabra es un cristal que me rasga y quizás por ello se haya convertido en una de mis mimadas del disco. Pop por los cuatro costados en esta pseudo-balada que cuenta, por primera vez en lo que llevamos de Caos, con unas trompetas que le imprimen un toque latino refrescante para lo que podría resultar una lírica sobre edulcorada. En ciertos momentos, me ha recordado a las baladas de “Esta vez”, lo cual me ha ayudado a comprender que es un tema 100% Malú. Me siento “Encadenada a ti” porque no sales de mi pensamiento, porque todo mi afán es volver a reencontrarme contigo, y volver a enamorarte como la primera vez.

Mejor momento: “Por ti, pude ver al sol tiritar, cuando te vio marchar”

NOTA: 9.0

ME DESPIDO

La cara opuesta a la historia de “Encadenada a ti” nos llega en este “Me despido” que suelta lastre para seguir adelante sin mirar atrás. El valor de canciones como “Ni un segundo” o “Deshazte de mí”, se recrea en esta nueva balada, donde no hay más cabida para una relación tóxica plagada de engaños y malas pasadas. Una declaración de intenciones clara, intensa y pasional. Espectacular giro de Caos.

Mejor momento: “El tiempo ha tatuado el valor en mi piel”

NOTA: 9.5

CAOS

Lejos de lo que podríamos pensar, el tema que bautiza este trabajo no se trata de una canción de desamor, desgarrador y corta venas… ¡Todo lo contrario! Es una explosión rockera de amor y pasión que te atropella y eriza cada poro de tu piel. ¡Dime si no eres capaz de bailar, saltar, o cantar a pleno pulmón esta canción! Una inyección de energía para recargar baterías después de tanta balada. Muy buena instrumentalización, aunque la lírica se me queda un poco incompleta.

Mejor momento: “Tu borraste el mecanismo de defensa que nadie logró descifrar”

NOTA: 9.0

DE VEZ EN CUANDO

Desde que Malú explicó de qué trataba esta canción quise escucharla, y desde que lo hice supe que sería una de mis canciones favoritas aunque no fuera una de sus grandes  obras maestras, aunque… ha resultado serlo, finalmente. El egoísmo, la vanidad o quizás nuestro amor propio a veces nos reclama cierta atención. Cuando una relación termina, nos queda la duda de si realmente hemos sido importantes para el otro, si nos quiso de la misma manera y hemos dejado huella en ellos. El recuerdo es lo único que nos queda, y a veces… consuela. Balada al estilo “Guerra Fría” que te emociona desde el primer segundo. ¿Sigues pensando en mí?... Yo… sí…

Mejor momento: “Aunque sea dime que piensas en mí de vez en cuando…”

NOTA: 10

IMPERFECTOS

Solo por como empieza… ya me rindo a sus pies. Me duele. Es tan cruda y visceral… Estamos ante una de esas canciones profundas, que remueven todo lo que se esconde en tus entrañas, esas verdades que cuestan aceptar y ver aflorar. Los cristales vuelven a desgarrar y desangrar… Esta canción es lo más perfecto que sale de una historia repleta de imperfecciones suicidas. Excelente.

Mejor momento: “Tengo tantas ganas de olvidarte y no fallarme pero el corazón se arrepiente en un instante y no me deja borrar tus latidos. Soy cobarde”

NOTA: 10

ROZANDO EL CIELO

Último atisbo de Rock es lo que nos llega con este “Rozando el cielo” en su introducción y estribillo. Después de tanta tristeza y desamor, Malú nos ofrece su última bocanada de amor. Un tema muy correcto, que funciona para iniciar el remate de “Caos”. En ella encontramos el sentimiento positivo, y la intensidad que se nos vende en su conjunto… Digamos que es un tema que resume el concepto del álbum, pero no es, para mi gusto, un tema que sobresalga entre los demás. Buen tema para levantar corazones

Mejor momento: “Quiero ser tu ilusión y despertarme entre tus brazos, cada mañana, y descubrir cada rincón de tu cuerpo”

NOTA: 8.5

MI MUNDO EN EL AIRE

Cerramos temporada con la Malú más flamenca, más… “Dicen por ahí”. Intima. Un tema salido del puño y letra de José de Lucía, le da la excusa nostálgica y de autocrítica que a menudo encontramos en los discos de la madrileña. Sus raíces afloran para implorar por una tregua emocional y un poco de oxigeno y soledad para sanar heridas de batallas anteriores. Muy bonita.

Mejor momento: “El infierno me quemó los pies. He perdido tantas veces que aposté después con creces. He cosido mi alma a otra piel”

NOTA: 8.0

PUNTUACIÓN FINAL: 8.95

Debo reconocer que cuando escuché algunas canciones por primera vez en la radio dije… “¿Otra vez?” Todo me sonaba igual, no veía evolución alguna y no me resultaba demasiado interesante como proyecto. Pero a mí me llaman más la atención de cada perla del collar, que el collar en su conjunto. Desgranado, me he encontrado con trocitos de mi vida con voz y que, por supuesto, se han convertido en canciones fetiche de mi discografía de Malú como “De vez en cuando”, “Imperfectos”, “Parte de mí”, “Cenizas” o “Me despido”… y reconozco que también me he enganchado ligeramente a “Nos sobró la ropa” por su falta de pudor y convencionalismo. El toque pastel lo aportan otras canciones como “Caos” o “Rozando el cielo” y hay más versiones de la Malú más intima con “Mi mundo en el aire”. Creo que poco a poco puede ganar puntos si la escuchas detenidamente y sin esperar NADA NUEVO. Digamos que la madrileña prolonga su vena “Guerra fría” (en cuanto al rock) y “Sí” (en cuanto a la balada corta-venas) en este nuevo trabajo. Poca innovación, pero mucho arte y mucha pasión. No es mi disco favorito de Malú, pero no debes desecharlo de tu colección personal.


lunes, 30 de noviembre de 2015

ADELE - 25



¡4 años! 4 años hemos tenido que esperar para que la gran ADELE volviera a regalarnos su voz… En esta ocasión, el 20 de Noviembre de 2015, publicó un álbum compuesto por 11 temas en su edición normal, 14 en su edición target. Esta tercera parada, vuelve a traernos un número como título del mismo “25”, la edad de Adele que ella misma ha definido como de transición y consolidación de su actual estado de ánimo, mucho más sereno y asentado. Para este nuevo trabajo, la británica cuenta con el respaldo de una discográfica independiente, bate records de venta en su primera semana con más de un millón de copias vendidas en todo el mundo en su primera semana (físicas y digitales) obteniendo en su país natal más de 300.000 ventas el día de su lanzamiento. Desde que “Hello” se reveló al mundo el 23 de Octubre, la expectación fue creciendo, y la crítica de las más influyentes páginas y revistas musicales le han dado una media de 4 estrellas sobre 5. Esta joya llega a nosotros para ser disfrutada desde su primer segundo… ¡No os lo perdáis!

HELLO

Escuchar esta canción es como lanzarse sin paracaídas en caída emocional eterna. Esta balada, cruda e intensa, se presenta completamente desnuda, oscura, vulnerable y arrolladora. Me fui, te partí el corazón y ahora necesito volver a pedirte perdón y decirte que jamás te olvidé. Te duele escucharla, te conmueve la historia, y esos saltos magnánimos desde las estrofas hasta esos estribillos que te atrapan en una espiral de sensaciones, provocan un vértigo embaucador. Toda ella es una obra de arte de principio a fin, desde su instrumentalización hasta la interpretación de Adele en cada palabra. Magnánima.

Mejor momento: “Hello from the outside, at least I can say that ‘ive tried… to tell you I’m sorry, for breaking your heart, but it don’t matter, it clearly doesn’t tear you apart, anymore”

NOTA: 10

SEND MY LOVE (TO YOUR NEW LOVER)

Una nueva Adele, más popera, nos adelanta este Segundo corte que es, sin duda, una de las grandes sorpresas musicales del disco. Volvemos a las historias con poso emocional dramático, aunque en esta ocasión el duelo ha dado paso a la resignación y a la superación. Llegado el momento de decir adiós, mejor no dilatarlo más. No juguemos a que desconocemos lo que ocurre cuando sé que hay alguien esperando por ti al otro lado de la puerta. Toda una revelación, me encanta.

Mejor momento: “I’m giving you up, I’ve forgive it all… you set me free”

NOTA: 9.5

I MISS YOU

Controversia. Esa es la palabra que mejor describe las pasiones despertadas por esta canción entre aquellos que la han escuchado. Hay quien la alaba, hay quien la odia… ¿Demasiado lenta? ¿Demasiado oscura? ¿Quizás repetitiva? Reconozco que la primera vez que la escuché se me hizo eterna, pero luego… cierras los ojos y visualizas cada percusión, cada acorde y descubres un mundo detrás de ella. La letra, por su parte, es un derroche de sensualidad y romanticismo inusitado. Una canción de amor que te transporta a otras realidades si eres capaz de dejarte llevar en el viaje que traza la voz de su intérprete entre giros, altos y susurros.

Mejor momento: “No one has me like you do, in your heart I bring my soul, but be delicate with my ego, I wanna step into your great unknown, with you and me setting the tone”

NOTA: 9.0

WHEN WE WERE YOUNG

Otra gran balada se abre paso, quizás una de las más apreciadas por los fans. When we were Young es la oda a un recuerdo, a uno que parece demasiado lejano. Ya nada es igual, ya todo ha cambiado. No eres el mismo, y eso duele. Con uno de los estribillos más potentes y evocadores de “25” se presenta como firme candidata a ser single no dentro de mucho tiempo. Especial.

Mejor momento: “I was so scared to face my fears, nobody told me, you’d be here”

NOTA: 9.5

REMEDY

En mi opinión, en este quinto puesto encontramos el primer desacelerón del disco. Para muchos es un grandísimo tema, para mí se queda en un buen tema nada más. Funciona tanto instrumental como líricamente, sin embargo, la historia que cuenta y la interpretación de la misma se me quedan un poco a medio gas.

Mejor momento: “Every story has its scars”

NOTA: 8.0

WATER UNDER THE BRIDGE

TREMENDAMENTE GRANDIOSA. Creo que estamos ante el tema que más pasiones ha encendido entre los seguidores de la británica después del estreno de Hello. Todos coincidimos en que se trata de una gran obra de arte que merece ser lanzada en todas las emisoras de radio. Acelerando un poco el ritmo nos adentramos en una historia de amor que no estamos dispuestos a dejar echar a perder. “Nuestro amor no es agua bajo un puente”, no puede dejarse morir, hemos de cuidarlo y luchar por él.  Perfecta de principio a fin.

Mejor momento: “If you’re not the one for me, then why I hate the idea of being free?”

NOTA: 10

RIVER LEA

Hasta que no leí la letra de esta canción no supe apreciarla en su totalidad. Cuando la escuché por primera vez se quedó un poco en el limbo y apenas recordaba siquiera su estribillo. Hoy por hoy, luego de haberla escuchado varias veces más, he de decir que ha ganado puntos, pero sigue sin copar los altos puestos de mi lista. Estamos ante un tema emocional y muy personal para Adele. Con pretensión metafórica, observamos como la intérprete nos compara su vida y forma de vivir con las emociones que experimentaba siempre que visitaba el “River Lea” en su niñez. Es un tema muy oscuro pero que se antoja necesario para darle un nuevo toque a “25”.

Mejor momento: “I’m scared to death if I let you in that you’ll see I’m just a fake”

NOTA: 8.0

LOVE IN THE DARK

Me enamoré la primera vez que la escuché y cada vez que lo hago me enamoro más y más. Esta debió de ser la canción que marcó el antes de la situación de Hello. Aquí Adele pide que la dejen ir, necesita alejarse de un amor que no tiene más capacidad de subsistir. No hay más, no queda nada por lo que luchar. Dos personas que se amaron, pasaran a ser desconocidas con un recuerdo común… porque no se puede amar en la oscuridad. Baladón con mayúsculas. Maravillosa.

Mejor momento: “I want to live not just to survive”

NOTA: 10

MILLION YEARS AGO

La niña bonita para muchos, la canción “¿por qué no puedo hacer next?” para mí. Me fascina la instrumentalización, el concepto oscuro, desnudo y desgarrador de la canción, la flagelación en la voz de Adele, y por supuesto la letra… pero se me hace un pelín larga para escucharla sin más. No obstante, consigue meterse en tu cabeza y dejarte su soniquete marcando el compás de tu día. La nostalgia te acecha, te emborracha y te engancha para no soltarte más cuando escuchas este tema. No sé qué sentir hacia ella, aunque cada día me gana un poco más y más… especialmente si hago mía la lírica. ¿Quieres llorar? Escúchala.

Mejor momento: “Sometimes I feel it’s only me who can’t stand the reflection that they see, I wish I could live a little more, look up to the sky not just the floor, I feel like my life is flashing by, and all I can do is  watch and cry”

NOTA: 8.0

ALL I ASK

Esta canción me duele tanto que no sé si seré capaz de describir lo que me provoca.  Cuenta con un vestido radiante que es la voz de Adele que en todo su esplendor consigue hacerte vibrar de pies a cabeza, así como de una historia que solo podría salir del puño de Bruno Mars. ¿Cómo han leído lo que pasaba por mi mente? Mi momento actual, mi vida, es esta canción en estos momentos. Cuando una historia termina, a veces queremos, necesitamos, que nos quede un buen recuerdo, una última imagen bonita que nos demuestre que valió la pena todo lo que se luchó a pesar de la derrota. Es triste sentir que existen manchas gigantescas y tormentosas entre las páginas de nuestra vida, y a ti, que te amé y amo tanto, no quiero teñirte de negro, no quiero sentir que tu recuerdo debe morir y ser enterrado donde no lo pueda volver a sentir. A ti… lo único que te pido… es un último momento de felicidad antes de partir. LA CANCIÓN. MI CANCIÓN.

Mejor momento: “And… since you are the only one that matters, tell me who do I run to?

NOTA: 10

SWEETEST DEVOTION

La versión estándar concluye con este pequeño homenaje de Adele a su pequeño. La verdad es que además de ser muy dulce es muy explosiva e irradia amor por los cuatro costados. Un precioso homenaje con el que muchas mamás se verán reflejadas.

Mejor momento: “There is something in your loving that tears my walls down”

NOTA: 8.5

CAN’T LET GO
 
Rendida. Así caí ante esta canción cuando tuve el honor de escucharla. Primer corte de los tres nuevos que ofrece la edición target, es todo un drama hecho canción. La nota del adiós, en el que te dejo mis motivos, aunque sabes que nunca abandoné ni abandonaré. Es difícil dar carpetazo a un capitulo de tu vida en que te has volcado y has puesto toda la carne en el asador, pero antes de morir en el intento, hay que saber salvar el alma de uno mismo… a tiempo. Esta maravillosa balada es una delicia para los oídos, y un puño cerrado en el corazón. Una pena que no estuviera en la edición estándar.

Mejor momento: “I thought I died in your arms”

NOTA: 10

LAY ME DOWN

Y ahora si, vamos cerrando esta review con las dos canciones pasables del disco, que en mi iPod pasan  sin pena ni gloria porque no me dicen demasiado. Entiendo que fueran relegadas a la edición target. Sigo sin encontrarle la gracia a este “Lay me down” que me resulta repetitivo. Aún así es tono elevado de la letra, le imprime un toque sexy que le hace ganar algún punto de más.

Mejor momento: “Words don’t come out right when you’re right in front of me”

NOTA: 6.5

WHY DO YOU LOVE ME

Terminamos con otro tropezón, este con carácter romántico y en forma de modo repetición otra vez. A estas alturas y después de tanto señor temazo, este Why do you love me, no creo que sea un digno merecedor de dar el cierre a “25” en su edición target. Necesita demasiadas escuchas para que te convenza un poco.

Mejor momento: “Who knows why I love you? Can be something in the air I breath”

NOTA: 6.0

PUNTUACIÓN FINAL: 9.13

PUNTUACIÓN EDICIÓN TARGET (TOTAL): 8.78

Me parece un grandísimo regreso el que Adele nos ofrece con este “25”. Una recomendación que te dejará indiferente en ningún sentido. Canciones magníficas como “Hello”, “Water under the bridge”, “Love in the dark”, “All I ask” o “Can’t let go”, se mezclan con la innovación de ritmos, estilos, que nos muestran a una Adele mucho más segura y con mayor confianza en sí misma. Si buscas emocionarte… no dejes de escuchar este “25”, y… danos tu opinión!



sábado, 21 de noviembre de 2015

ROZALÉN - QUIEN ME HA VISTO...


Fue el de Septiembre de 2015 cuando Rozalén lanzó al mundo el que a día de hoy es su último trabajo discográfico, “Quien me ha visto…” bajo el sello Sony Music. La artista manchega se metió en los estudios de grabación entre Diciembre de 2014 y Junio de 2015, y volvió a confiar en Ismael Guijarro. 12 son las canciones que componen este nuevo trabajo en el que su composición aparece en 9 de las mismas. Entre estas joyas, encontramos un homenaje a Luis Eduardo Aute y su “La belleza”, su primera composición para el cine “Berlín” y la colaboración de Fetén Fetén en el Bonus track “Ni tú ni yo”. La esencia de este nuevo álbum, en comparación con su antecesor “Con derecho a…” es, según sus palabras, una mayor variedad rítmica (Siempre inspirándose en su sonido tradicional de mixtura de copla, rock, pop y folclore manchego), y una lírica mucho más crítica e irónica.

Si no puedes resistirte más para conocer cada canción de esta nueva etapa en la carrera de Rozalén, ¡Sigue leyendo y lánzate a escucharlo!

AHORA

El pistoletazo de salida lo da un tema 100 % Rozalén que nos recuerda a su etapa anterior y al mismo tiempo funciona como puente con esta nueva en la que la innovación es el plato principal. Un sonido cálido, familiar, entrañable y distendido se nos presenta en una canción que celebra la llegada de un nuevo amor trastocando esa “independencia emocional y vital” que alcanzamos después de un gran batacazo. Y… ¿Qué hacemos? ¿Dejarnos llevar y desaparecer? Una buena carta de presentación, y quizás por eso se haya convertido en single, pero creo que le falta esa última chispa que la defina como un temazo. A ratos se me queda un poco coja, aunque con todo, me parece que tiene mucho potencial y transmite un buen rollo muy necesario en estos tiempos.

Mejor Momento: “Y ahora vas… y apareces tú”

NOTA: 9.0


SERÁ MEJOR

Las cosas terminan y hay que aceptarlo. Llegar al punto de comprender que el mejor camino es la distancia, el dejarlo estar y la resignación es el tema principal de esta canción. Rozalén admite que no hay más que hacer. Un trasfondo precioso para una realidad muy dura, en este amago de balada amarga cuya instrumentalización marca claramente el tempo de un quiebro y desgaste del ánimo que Rozalén plasma en su voz rasgada. Preciosa.
Mejor Momento: “Tu papel es más hermoso inspirándome”

NOTA: 9.5

BERLÍN

El espacio más glamuroso del disco llega en este tercer corte, y es que como muchas veces escuchamos en la gran pantalla, no hay nada como un tema con sabor parisino, entre dulces punteos y notas de piano, para ambientar una canción de amor. Emociones a flor de piel, el nerviosismo de tener enfrente a quien quieres y la valentía de reprimir tus deseos, ese cosquilleo que aletea fuerte y te invita a preguntarte ¿Cómo hemos llegado a este momento? ¿Cómo es posible que te quiera tanto? Dulce, sutil y muy tierna.

Mejor Momento: “Tuviste que ser tú esa ansiada luz, mi hogar en la distancia, el árbol que da sombra, mi hueco en la almohada eres tú”.

NOTA: 9.0

SOMOS

El primer clamor a la crítica se percibe en este “Somos” prácticamente desde el principio aunque caracterizado de un tono irónico, bromista y algo gamberra. Ya lo dijo Rozalén, que su vida cambió desde que comenzara la andadura en este mundo melódico, y ahora se detiene a contemplarse y deja paso a la autocrítica y el autoaprendizaje. ¿Sigue siendo la misma? ¿Qué ha cambiado? A su vez, hila su propia historia con la realidad del papel cuché y de ese tan manido recurso de los españoles: el cotilleo. Vive y deja vivir es su máxima… ¿En qué medida nos afecta el entorno?

Mejor Momento: “Somos contradicción y mucho del qué dirán”

NOTA: 8.0

VUELVES

La balada no podía tardar, y llega pisando fuerte. “Vuelves” es el fantasma de un pasado doloroso que no termina de cerrarse, porque siempre, siempre, encuentra la excusa para atormentar. De ella se desprende un connato de derrota, así como una tristeza crónica que se instala en esos momentos de nostalgia. Pura.

Mejor Momento: “Cuando te creí olvidad siempre vuelves”

NOTA: 8.5

PHOTOCALL

Y damos otro salto a lo divertido, a la broma, al reconocimiento de que no soy perfecta… a la marca Rozalén. Uno de los temas que más me gusta de este “Quién me ha visto…”, precisamente porque me recuerda a la frescura que no encuentro en ningún otro artista que se maneje en este registro. Photocall es la manera más juguetona y gamberra que jamás escuché para reírse de uno mismo y, al mismo tiempo, lanzar un mensaje de que no hemos de cambiar por nadie ni por nada. Nosotros mismos a veces nos lanzamos piedras sobre nuestro tejado pretendiendo ser quien no somos… Craso error.
Mejor Momento: “Luces que nos cegarán, alma roban y al final, ver, callar y sonreír”

NOTA: 10

MIS PALABRAS

El tema de apenas 5 versos que logrará sorprenderte, y es que Rozalén no necesita más que eso para homenajear al poder de la palabra, a cómo una palabra puede transmitir tanto en tan poco. No es lo que llamaríamos un temazo, pero creo que cumple su función, muy dignamente.

Mejor Momento: “Mis palabras a muchos no les dicen nada. Esas mismas a otros cura la herida.”

NOTA: 7.5

TONTA

Aterrizamos en otro momento “Photocall” o “Somos”, a ese espíritu deshinibido y puro Rozalén, pero que en esta ocasión, no cuenta con su arte en la composición. El testigo es recogido por Francisco Cifuentes y Alejandro Martínez, a ellos debemos el deleite de esta canción ambientada instrumentalmente en los clubes de jazz de los años 40 y su lírica fresca y distendida.  Lo vital radica en no tomarse la vida demasiado en serio y limitarse a disfrutar de ella.

Mejor Momento: “¿Cómo no vivir imaginándonos que damos tan bien para un guión?¿ Que ni la vida real importa tanto, tonta”.

NOTA: 9.5

MI FE

Creo que estamos ante una de las canciones más sorprentes del álbum. A priori puede no decir demasiado musicalmente hablando, pero su letra es un ejercicio de concienciación… El mundo se ha vuelto loco y tanto a gran como a baja escala hemos perdido la perspectiva de lo que realmente importa: vivir para ser feliz. Hemos olvidado el motor que hace girar en mundo a la velocidad correcta y hemos teñido nuestros actos de un rojo sangre y un gris de tristeza apabullante. La frase que compone el estribillo es el resumen de lo que necesitamos: fe en nosotros mismos y en los demás.
Mejor Momento: “Quiero que vuelva a mí, mi fe en ti”

NOTA: 8.5

LOS ARTISTAS

La crítica continúa, en esta ocasión con la mira puesta en el difícil mundo de ser artista. Dicha crítica se manifiesta no solamente en la letra, como nos tiene acostumbrados Rozalén, sino que incluso la propia instrumentalización manifiesta una intención clara, pues el sonido circense es el que acompaña a las historias de Rita, Fede, Lía y Oscar. Me parece un tema muy pensado, que manifiesta claramente la evolución, así como la capacidad inventiva, de nuestra manchega. Genialidad, sería la palabra que defina este tema.

Mejor Momento: “Porque el Arte es puro Amor y de él el Alma se alimenta”

NOTA: 9.5

LA BELLEZA

Luis Eduardo Aute encuentra su homenaje casi en el broche final del disco. En cuanto a su temática es algo parecida a la de la canción “Mi fe”, aunque con el sello distintivo del arte de Aute, que revive en las cuerdas de Rozalén. Cantada con mucho sentimiento y mucho respeto. Un gran tema sobre lo podrida que se encuentra la humanidad, revestida de ambición, falta de escrúpulos y carencia de principios.

Mejor Momento: “Reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo. Ese viaje hacia la nada, que consiste en la certeza de encontrar en tu mirada… la belleza”

NOTA: 8.5

NI TÚ NI YO

Sebastián Schon, Diego Galaz y Jorge Arribas son los compositores de esta canción que la primera vez que escuché me hizo llorar. La clamorosa inspiración bonarense se cuela en el uso de acordeón, violín y mandolina que predomina en esta triste historia de un adiós que llora un amor intenso que quedo en nada. La no búsqueda de la culpabilidad por quién precipitó el fin y el intenso deseo de seguir adelante con la vida y la intención de guardar un buen recuerdo de lo que fue, se extienden por esta maravillosa canción en la que Rozalén cuenta con la colaboración de Fetén Fetén. PRECIOSA.
Mejor Momento: “Cuando el amor se muere, no hay que encontrar a quién culpar, quién tiene la verdad… ni tú ni yo… tal vez los dos”

NOTA: 10

PUNTUACIÓN FINAL: 8.91

La verdad es que la primera vez que escuché el disco dije… “¿Qué ha pasado? ¿Dónde está esa chispa Rozalén?” Supongo que esperaba otra cosa y por eso no le di la oportunidad que realmente merecía. Después, con las escuchas, me ha ido ganando y he sabido comprender el cambio de su música, y a apreciar la variedad de su registro. Me ha ido sorprendiendo poco a poco y ha aumentado considerablemente las puntuaciones de las canciones desde la primera vez que lo escuché., y probablemente varíe su puntuación con el tiempo… Es… como el buen vino…



Podéis disfrutar de su primer disco "Con derecho a..." aquí:

http://mimundoentrenotas.blogspot.com.es/2013/07/rozalen-con-derecho-a.html